Movimiento Creativo I

Escuchar el cuerpo, atender al movimiento, desarrollar la creatividad

El Movimiento Creativo es una integración propia de diversas fuentes y técnicas de trabajo corporal que apunta al bienestar y desarrollo de las personas a través de la búsqueda del potencial creativo individual y grupal.

En el camino hacia esta vivencia de mayor presencia y plenitud, trabajamos el cuerpo en movimiento con recursos de  la improvisación y la composición coreográfica, técnicas de relajación y educación postural, principios de la Terapia Gestalt, Danza Movimiento Terapia (DMT) y el Movimiento Auténtico.
El trabajo es a un tiempo individualizado y grupal y se enfoca también sobre las necesidades y temas emergentes de cada encuentro, sobre los que se va desarrollando el aprendizaje y el entrenamiento.
El principio más importante es el de soltarse y fluir. Como punto de partida es importante descubrir cómo es el propio lenguaje en movimiento. Reconociendo nuestro movimiento es como podremos ir sustituyendo viejos patrones y abrirnos a nuevas posibilidades.

Acompañados de la música, el silencio, la quietud, en un espacio de intimidad, confianza, y también de disfrute y descanso.
Como en todas las técnicas corporales el compromiso con un mínimo tiempo de práctica es fundamental para hacer posible una evolución e integración de lo que va surgiendo. El proceso de aprendizaje es en sí terapéutico y creativo.



En el fluir del movimiento atendemos a aquello que estamos sintiendo, lo emocional; entrando en el ritmo conectamos con la intuición; tomando conciencia del espacio desarrollamos la atención; sintiendo la cualidad del peso en el movimiento trabajamos el enraizamiento, la fisicalidad.
Estas son algunas de las ideas principales en las que baso mis propuestas de trabajo sobre la improvisación y hacia la creatividad.







foto: Gilbert Garcin